PIEL NEUROSENSIBLE

Una piel neurosensible necesita de un cuidado coordinado, neurocosmético y con agentes activos que actúen directamente sobre el sistema nervioso de la piel y restauren su función protectora natural.

El concepto de cuidado proporciona una protección real, fiable, rápida y duradera: Repara la barrera dermatológica, desaparece el enrojecimiento, los picores y la sensación de tensión. Baja rápidamente los ardores y las inflamaciones, aumenta el nivel de hidratación y la piel queda en calma, suave y lisa.

TRATAMIENTOS

Piel sensible

Piel extremadamente sensible

Piel sensible y reactiva

Piel sensible rojeces

Piel sensible al tacto

Piel sensible cuerpo

Piel sensible y grasa

Piel sensible al frío