REGULACIÓN DEL PH

La belleza natural tiene un número y es 4,8. Este nivel de pH describe una piel resistente y flexible. Un pH ácido en la superficie de la piel asegura el equilibrio de los microorganismos que la colonizan. Previene el desequilibrio y mantiene la salud de la piel. Al mismo tiempo, el entorno ácido garantiza unas condiciones de trabajo óptimas para que las enzimas presentes en nuestra piel reparen y construyan una correcta barrera cutánea, nuestro escudo protector natural.

 

Los concentrados reguladores que utilizamos en Mamen Molina son agentes amortiguadores que contrarrestan las variaciones del pH de la piel, regulan y estabilizan su valor y apoyan el equilibrio de la flora natural. La barrera protectora se ve fortalecida y la piel se vuelve mucho más resistente. Los beneficios son sustanciales y numerosos, la piel alcanza su mejor aspecto y lo demuestra luciendo una complexión verdaderamente radiante.

TRATAMIENTOS

PH de la piel

PH de la piel mixta

PH de la piel grasa